viernes, 29 de enero de 2010

** METODOLOGIA - MASTERCAN **

** METODOLOGIA - MASTERCAN **

video de niña de 5 años y su golden en practicas de obediencia




METODOLOGIA
En la mayoría de los casos, los propietarios que contratan mis servicios, desean educar a sus mascotas para que se porten bien *(según la lógica humana)* ellos dan por echo que es la mascota el que tiene el problema y que es difícil hacerle entender que se comporte como nosotros consideramos lógico y de buena forma……..a menudo escucho algunos comentarios como estos:…..después de tanto hablarle, no me escucha……le entra por una oreja y le sale por la otra……me entiende y se hace el loco….….parece que le habláramos en chino (Y así es para la mascota, téngalo por seguro amigo)….a mi parecer solo hay comunicación de una sola parte…..la humana......La pregunta es:

¿Cómo me comunico con mi mascota para que entienda lo que quiero que haga?


EN PRIMER LUGAR

“No trate de imponer nuestra mentalidad y capacidad intelectual a nuestra mascota, el no tiene ese nivel de razonamiento”
recuerden, ellos no saben de odios, rencores, menos venganzas----
(eso déjenlo para nosotros los humanos)

" Si amaramos mas a los animalescomenzaríamos a ser mas humanos "

En el nivel elemental en donde viven nuestras mascotas, estos sentimientos no existen, para ellos, una acción esta seguida por una consecuencia (coste/beneficio). Y si la consecuencia es buena, probablemente se repita, y si no es buena o si no nos causa ningún efecto, de seguro no se va a repetir.
Otro factor importante de la comunicación entre amos y mascotas, es que ellos están más condicionados que nosotros al Medio Ambiente.
Por ejemplo un comportamiento ya sea bueno o malo, que se repite siempre en un medio ambiente, probablemente no se repita en otro medio ambiente que es extraño. Ejemplo:
“Mi mascota se sienta en casa cada vez que se lo ordeno, pero no lo hace en la calle”
“Mi mascota me trae su pelota en la casa, pero en la calle se escapa con ella”
La idea básica es la de establecer una COMUNICACIÓN….AMO CAN,… esta relación no puede construirse por medio del entrenador, debe hacerse con el AMO mismo, de lo contrario el entrenador viene a ser el amo y la mascota se encontrara verdaderamente confundida.
Si la mascota vive en una familia, cada uno establece la relación de forma individual con la mascota de acuerdo a su propia personalidad, es común ver en una familia que la mascota “obedece” más a una persona que a otra…..veamos por que
La relación AMO CAN y viceversa se establece en base a los recursos que se comparten entre ambos, dígase: comida, paseos, juegos, caricias y paciencia.
Es importante que la relación AMO/CAN se establezca lo mas pronto posible, desde las 3 semanas de nacido y a sus clases de obediencia desde las 12 semanas o apenas acabe sus vacunas. unos de los métodos que utilizamos es el juego
En MASTERCAN utilizamos el método AMO/CAN en todos nuestros cursos, afianzamos la comunicación entre la mascota y el dueño.
Teniendo en cuenta estos puntos, el trabajo de un entrenador consiste en ayudar a los dueños a que establezcan una comunicación con su mascota. Cuando esto sucede recién se empieza a trabajar en la modificación del comportamiento y educar, de acuerdo a lo que los dueños desean en su mascota. Diríamos entonces que la educación de su mascota esta dividida en cuatro partes fundamentales:
Comunicación
Relación amo/can
Entrenamiento
Practica

LA CULTURA CANINA

Los perros como las personas tienen su propia cultura, su propia personalidad, su propia identidad, Uno no es mejor que el otro, pero es distinto e inclusive en ejemplares de una misma raza son diferentes, a pesar de esto, cada raza tiene características físicas, temperamentos, sociabilizacion y manera de aprender que son diferentes. Cuando eduquemos a nuestra mascota olvidémonos de nuestro “yo” y concentrémonos en nuestro alumno. La objetividad y el sentido lógico son las reglas mas importantes para el entrenamiento, aceptemos que nuestra mascota tiene sus defectos así como nosotros tenemos los nuestros, y que si lo sabemos y lo dejamos de lado va a ayudar mucho en su educación, por eso les digo concentrémonos en nuestra mascota.
Por ejemplo mi mascota Bambi (golden Retriever 23 meses) es excelente en rastreo, muy buen olfato y muy buena performance, pero en obediencia....mmm….digamos lo básico no mas….no es para competencia pero se desempeña al 100% en búsqueda y rescate........ (justo para eso la entrene, para que tenga una propia personalidad)…no soporta lo estricto de un concurso de obediencia competitiva…..para hacer demostraciones de obediencia con ella, tengo que combinar ordenes de búsqueda y premio, con ordenes de obediencia...resulta muy bien….por eso digo que cada mascota es un universo diferente al cual hay que explorarlo.

Observando a nuestros alumnos
Es interesante ver como mis alumnos caninos me miran y tratan de imaginarse lo que quiero y como pueden obtener alguna recompensa (caricia, juego, golosina...lo veremos luego) Ellos están tratatando de establecer una comunicación. E igualmente nosotros….por eso amigo….antes de iniciar un programa de educación….salga un par de días con su futuro alumno a pasear y obsérvelo….por ejemplo:

Como reacciona a su presencia (lo mira directo a los ojos, acude a que lo mime y acaricie, en caso de cachorros, o esta inseguro y no sabe si venir o huir, le salta encima sin miedo, es súper confiado, demuestra querer tener una proximidad física con UD., si es sociable o huraño etc.)
Como reacciona a la gente (hombres, mujeres, niños, ancianos, altos, gordos, bajos, con uniforme, al barrendero, al jardinero, a los gritones, otras mascotas de diferentes especies en fin a todo el mundo)
Su reacción a los ruidos (carros, motos, sirenas, ladridos, radio, TV, bocinas de ambulantes etc.
Reacción a las cosas (las huele, investiga, quiere comérselos, destruirlos, jugar con ellos, llevárselos, posesionarse de ellos, etc.)

Como ingiriere sus alimento, ( con gusto, come despacio, come y mira alrededor, come si le fueran a quitar, como aspiradora, etc.)
Al observar trato de establecer un perfil de la mascota, para luego realizar un plan de trabajo, una estrategia de comunicación que sea la más eficaz,
Un ejemplo:
Una mascota que no goza de su alimento, de seguro no lo voy a poder trabajar en base a premios de comida como elemento motivaciónal para el entrenamiento…..más claro…pensemos como humanos……cuando me presentan a una persona y me atrae, me fijo en lo que mas le gusta y trato de encontrar elementos en común que nos permitirán establecer buenos lazos de comunicación y amistad.
Es lo mismo que se debería de hacer con nuestros peludos amigos…mas aun si en adelante nos vamos a encargar de su educación…OK.
Otro ejemplo:
Observemos como reacciona nuestro alumno (cachorro), cuando se encuentra con otro compañerito canino (cachorro)……..si juegan veremos si prefieren correr o jugar a las luchas, o tirar de una correa o un trapo, o quizás correr atrás de uno en círculos..si es eso lo que le gusta hacer con otros compañeros, trato de imitar su estilo de juego….en caso de que quiero que se acabe el juego o no me gusta algo que hacen…nunca utilizo el correctivo ¡NO¡…..aunque les suene raro…….en su lugar emita un gruñido y váyase del lugar….eso le indicara …ya no quiero jugar mas, basta…funciona mucho mejor que un ¡NO¡……cuantas veces a escuchado esta orden su mascota….que ya le suena a música….en el caso de que persista en su actitud…..Agarrelo del cuello fuertemente y grúñale como si lo fuera a morder…..en su mente se va a sentir dominado…y que en verdad ya se acabo el juego …..Es la forma natural de corrección. OK...y a los amigos que se dedican a la educación canina aquí en Lima PERÚ.....les recomendaría un curso de actualización para educadores caninos....

llámenos al 465-4769.


SENTIDO MORALEl hecho de que los perros son muy sensibles e inteligentes no debe hacer creer a su propietario que también tiene sentido moral, es decir que distingue lo que es correcto y lo que no lo es.....lea las siguientes líneas amigo y se sorprenderá porque su mascota le teme al momento que UD. llega a casa.Muchos dueños definen como «venganzas» o «enfados» ciertos comportamientos negativos del perro, como por ejemplo morder los muebles o hacer sus necesidades en casa cuando se le deja solo. Entonces, cuando se les hace observar que el animal no es capaz de entender conceptos como enfado o venganza, la respuesta es inevitablemente la misma: «Los otros perros quizá no, pero el mío sí. Y estoy seguro de ello porque cuando llego a casa y él ha hecho algo malo, se le ve la expresión de culpabilidad ya antes de que lo riña. Es más, antes de que yo haya visto el desastre, él ya se arrastra y baja las orejas».

En efecto, todos los perros, cuando su dueño regresa, adoptan una expresión culpable -orejas gachas, cola baja, posición encorvada, etc.- cuando han hecho algo malo. Pero veamos los motivos reales, que nada tienen que ver con las ideas de culpa y arrepentimiento.

Pongamos por caso un cachorro que se haya quedado solo en casa por primera vez. Es presa del nerviosismo y puede reaccionar de diferentes maneras, todas ellas casi seguro desastrosas. No lo hace porque se siente ofendido, lo único que quiere es calmarse, y para ello intenta buscar alguna distracción que lo haga sentirse mejor. Imaginemos que se calma royendo las patas de las sillas. La primera vez que lo hace, seguro que al regreso del dueño no pone expresión culpable, sino todo lo contrario, corre hacia él contento y feliz. Entonces el hombre, viendo la silla roída, le riñe y le pega. Este es el inicio.

La vez siguiente el cachorro roerá nuevamente la silla, porque hacerla lo reconforta, un poco como un niño que estando solo se consuela con un caramelo, pero en el momento de percibir la llegada del dueño recordará que la vez anterior este lo riñó o le pegó. Sólo por esto adoptará esa expresión, que en realidad es una expresión de temor y sumisión.

De ahí se deduce que las famosas «venganzas» -roer, defecar, aullar u otras en realidad no son tales. Ideas como la ofensa o la venganza no están al alcance de la inteligencia de un perro, ni tan siquiera siendo superior a la media, como es el caso del pastor alemán o un Rott.

En estos casos, castigándolo lo único que logramos es empeorar nuestras relaciones con él, convertirlo en un animal temeroso cada vez menos seguro de sí mismo y, por consiguiente, acentuar su nerviosismo.
En psicología canina este problema se considera como una forma de ansiedad provocada por la separación. La consecuencia directa será que el perro intentará encontrar nuevos «caramelos», y esto se traducirá inevitablemente en nuevos desastres. La única forma de erradicar los comportamientos no deseados es llegando a la causa real del problema y actuando con una terapia de conducta apropiada.
El castigo verbal o físico no sirve absolutamente para nada, ya que el perro no es capaz de relacionarla con una acción realizada anteriormente. Para él, lo hecho, hecho está; y no lo conserva en la memoria más que unos minutos, y ni mucho menos es capaz de alimentar sentimiento alguno de culpa......tenga bien presente esto amigo.........

Cuando nosotros pensamos: «Te voy a dar duro porque te has "comido " la silla mientras yo estaba fuera», el pensamiento del perro es más o menos este: «mi dueño me pega cada vez que entra en casa: parece ser que mi vida depende de un loco furioso y violento».y en verdad amigo o UD. no pensaría lo mismo.....póngase en el lugar de su mascota....OK.
No deberá sorprendemos que ante esta perspectiva tenga la orejas gachas y la expresión abatida.....no les parece amigos.




LA REPRIMENDA

Como tendremos ocasión de ver, los «castigos» que proponemos nada tienen que ver con la fuerza física, y sólo tendremos que recurrir al clásico manotazo en contadas ocasiones. No queremos decir con eso que se permita a la mascota hacer lo que le venga en gana. Si se porta mal tiene que ser castigado, pero utilizando un método eficaz, comprensible para su inteligencia, que es CANINA y no humana.....



Si nuestro hijo llega a casa con malas notas y le damos una reprimenda, él entenderá claramente la idea: no ha estudiado, ha suspendido y, como consecuencia, recibe un castigo. En cambio, el perro no piensa del mismo modo; si ha cometido alguna maldad a las doce y nosotros le pegamos a la una, él no es capaz de entender el por qué del castigo..... (véase «El "sentido moral" del perro».... líneas arriba....) y, por consiguiente, nuestra acción resultará ineficaz.
Pero estas no son las únicas diferencias, porque un niño, aunque tenga pocos años, es capaz de relacionar la idea del castigo con la de la educación. Dicho de otro modo, para él significa que su padre lo castiga porque esto forma parte de sus obligaciones, aunque sigue siendo bueno y plenamente merecedor de su afecto y su confianza.


Segundo... En el perro, el proceso mental es diferente: él continúa aceptando a un dueño que le pega, porque la naturaleza canina es así, pero no podemos dar por descontado que mantenga su estima y su confianza. Recordemos que para él, el dueño es el jefe de la manada, y que este, en estado natural, casi nunca utiliza la violencia física, sino una serie de estereotipos en forma de señales acústicas y gestuales que reafirman su superioridad, sin necesidad de «rebajarse»...a usar la fuerza. Esta es la razón por la cual en el adiestramiento, se procura siempre infligir castigos físicos que el perro interpreta como «involuntario».. como pisarle una pata mientras marcha de la traílla, o totalmente desvinculadas del dueño, como por ejemplo tirarle la cadena si no acude al llamado -entonces cree que la cadena le ha caído del cielo y corre inmediatamente al lado del amo para que lo proteja, que es precisamente lo que se pretende. Si por casualidad la mascota se diera cuenta de quien se la a tirado ha sido el hombre, el resultado seria diametralmente opuesto.

Un tercer problema, que el cachorro suele tener con los niños, es que en muchos casos el castigo equivale a una gratificación. El proceso es el siguiente: el dueño lo riñe y le da un lapo, y a continuación alguien que pasa por ahí concede atención al perro, lo cual, en el caso de un animal social, es siempre una gratificación. Sin lugar a dudas las caricias son más agradables que los gritos y las amenazas, pero a falta de los primeros, el perro podrá contentarse con los segundos, y en ciertos casos podrá reincidir en comportamientos incorrectos sólo porque estos al final lo hacen sentirse atendido......así es la lógica canina amigo....
Un ejemplo muy típico es el del perro pendenciero: .....(esos peleadores)

........si el amo empieza a gritar cada vez que él se abalanza contra otro perro, es probable que crea haber descubierto un divertidísimo «juego de sociedad» en el que todos ladran cuando quieren.....nosotros le enseñamos a saludar a cualquier perros que se le acerque.


En este caso, y suponiendo siempre que el perro no llegue a hacer daño a su rival -por ejemplo si está detrás de una valla, los gritos y los golpes serán menos eficaces que un alejamiento instantáneo de su dueño, que lo priva de su presencia. Quizás este castigo no será eficaz la primera vez, ya que el perro no puede estar seguro de que el hombre se haya alejado por culpa de su comportamiento, pero si la situación se repite cuatro o cinco veces, es muy fácil que el animal deje de ladrar a sus congéneres. Cuando esto último ocurra, habrá que premiar y reforzar el comportamiento correcto; por lo tanto, del mismo modo que el amo tiene que desaparecer al primer ladrido, también deberá permanecer con el perro, acariciándolo y jugando con él, si se porta bien y no da muestras de agresividad. Los resultados están garantizados. La privación de recompensa puede aplicarse con éxito en la mayoría de problemas de comportamiento. Sin embargo, este concepto no debe confundirse con el de extinción, que consiste en anular una respuesta ante un estímulo determinado. Al igual que cualquier otro castigo, deberá hacerse en el momento preciso para que sea eficaz.

EDAD PARA SU EDUCACION

Tiempo atrás se creía que el mejor momento para iniciar el adiestramiento del perro era cuando este llegaba a la madurez física y psíquica (alrededor del año de edad), pero esto equivaldría a decir que el hombre tiene que empezar a ir al colegio a los veinte años, porque antes es demasiado joven para aprender.
..:: CLIK VER IMAGEN ::..
El perro, al igual que el hombre, aprende la mayor parte de las cosas en su más tierna edad. En la manada recibe todas las enseñanzas útiles entre
los tres y los cuatro meses,
( ES DECIR CUANDO ACABE SU ROL DE VACUNAS debe de estar completamente inmunizada )
.. es el momento a partir del cual tiene que despabilarse por sí solo....dependiendo también de la raza de su mascota y de su estado físico.
Lo ideal es una evaluación previa, tanto de la mascota como del ambiente social donde vive.
El mejor castigo para un animal social como el perro es la falta de recompensa, cuando es posible usarla, o mejor aún la falta de atención total por parte del dueño.

TELEFONO 465-4769 
CELULAR 9-9729-3519
MAIL: informes@mastercan.net

atte Ronald Custodio Sanchez